Saravia defiende que la primera negativa al soterramiento en Valladolid la dio Adif en diciembre de 2016

EUROPA PRESS

  • El concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Viviendas, Manuel Saravia, ha defendido este jueves en su comparecencia en la comisión de investigación de la gestión de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad que la primera negativa al soterramiento la dio Adif en diciembre de 2016, cuando su actual presidente, Juan Bravo, señaló que si el Ayuntamiento no se hacía cargo de su parte de la deuda habría que acudir a concurso de acreedores.

El edil de Valladolid Toma la Palabra ha sido el único compareciente en la sesión celebrada este jueves, en la que los miembros de los grupos políticos han discutido previamente durante 45 minutos sobre la decisión del alcalde, Óscar Puente, de aplazar su comparecencia, inicialmente prevista también para hoy, debido a que considera más oportuno hacerlo después del juicio sobre las Comfort Letter firmadas por el exalcalde Francisco Javier León de la Riva en el que el actual regidor está citado como testigo.

Manuel Saravia ha incidido en recordar una reunión del Consejo de Administración de la SVAV celebrada el 27 de diciembre de 2016, a la que el equipo de Gobierno llevaba una propuesta de soterramiento total y varias parciales, algo en lo que “estaban de acuerdo la Junta y Renfe”, sin embargo fue el actual presidente de Adif, recién llegado al cargo en aquel momento quien no aceptó esas alternativas. “Incluso Renfe se sorprendió”, ha apostillado Saravia.

Según el concejal, Adif no aceptó esas opciones porque su posición era que el Ayuntamiento tenía que asumir su parte de la deuda de la SVAV -unos 100 millones de euros-, algo que el equipo de Gobierno mantiene que era inviable porque comprometería la economía municipal. Ante eso, el presidente del Administrador de infraestructuras señaló que la sociedad tendría que ir a concurso de acreedores, algo de lo que ya habían advertido otros representantes del Grupo Fomento anteriormente.

“Nos levantamos de la mesa pensando que íbamos a concurso y se disolvía la sociedad”, ha recordado el edil de VTLP, que ha recordado que unas semanas después acudió a una reunión a Madrid con representantes de Adif y Renfe para “defender la viabilidad” de la SVAV y ya en febrero de 2017 el Administrador propuso en Valladolid asumir los 400 millones de la deuda y redefinir el proyecto con la principal condición de que “no querían soterrar la estación”.

Cabe apuntar que Adif planteó al Ayuntamiento la opción de una integración en superficie así como un soterramiento parcial de algo más de dos kilómetros a ambos lados de la estación y el equipo de Gobierno apostó finalmente por la primera opción.

El portavoz del Grupo Popular, Antonio Martínez Bermejo, ha reprochado a Manuel Saravia que no facilitara la grabación de aquel Consejo de Administración de 2016, y Saravia ha insistido en varias ocasiones en que no podía hacer copia de ese documento de audio, pero ha ofrecido al edil del PP que acuda a su despacho a escucharlo.

Los grupos de la oposición han centrado buena parte de sus preguntas en inquirir si Saravia realmente apoyaba el soterramiento, pues antes de llegar al equipo de Gobierno fue crítico, como el mismo ha reconocido, con este tipo de proyectos “porque siempre se vinculan a un proyecto urbanístico”, lo que conlleva riesgos.

HIZO “TODO LO POSIBLE” POR EL SOTERRAMIENTO

El concejal de Urbanismo ha recalcado que ya en 2011, cuando era concejal de Izquierda Unida asumió el proyecto y que lo volvió a asumir en 2015 cuando llegó al equipo de Gobierno y a la SVAV, si bien ha reconocido que los datos financieros apuntaban que no era viable. Pese a ello, ha recalcado que ha hecho “todo lo posible” por su parte para sacarlo adelante.

Como datos, ha apuntado que, entre 2015 y 2016 mantuvo casi 50 reuniones relacionadas con el proyecto con técnicos municipales, representantes de la Junta y del Grupo Fomento.

De hecho, ha subrayado que el actual equipo de Gobierno defendió la viabilidad del proyecto y promovió la tramitación de una parcela como pieza separada para poder poner a la venta terrenos, si bien reclamó que Adif, Renfe y la Junta se hicieran cargo de los intereses de la deuda ya que el Ayuntamiento no estaba dispuesto debido a que al hacerlo el interventor municipal interpretaba que asumía como propios los 100 millones de euros de deuda, por lo que incumpliría las reglas de gasto de las administraciones locales.

Martínez Bermejo ha subrayado que el Ministerio y la Junta dieron “todas las facilidades financieras” al Ayuntamiento, pero Saravia ha matizado que las daban para que se hiciera cargo de los intereses.

De hecho, el actual teniente de alcalde ha advertido de que cuando llegaron al Gobierno municipal en junio de 2015 se “encontraron” con que los intereses del préstamo de la SVAV sumaban ya “100 millones de euros” y que “no había ningún plan financiero previsto” ante el inminente vencimiento del primer plazo, el 31 de diciembre de dicho año.

Pilar Vicente también ha incidido en cuestionar a Saravia por qué “si apoyaba la viabilidad del soterramiento” en octubre de 2016 llevó al Consejo de Administración un cálculo del valor de los terrenos próximos a las vías si no se ejecutaba el gran túnel.

El edil de VTLP ha aseverado que ha hecho “todo lo posible” por su parte para sacar adelante el soterramiento y ha explicado que ese mismo verano se intentó llevar a cabo una consulta ciudadana sobre el soterramiento y, para ello, se trabajó en los distintas escenarios, como un túnel como el previsto de más de 5 kilómetros, 12 opciones de soterramiento parcial y dejar la vía en superficie, por lo que Urbanismo hizo todos los cálculos para “informar” a la sociedad y a los grupos municipales.

Es más, Saravia ha recalcado que incluso el PP y Cs se mostraron de acuerdo con el estudio de esas opciones y con el planteamiento que llevó el equipo de Gobierno al Consejo de la SVAV en diciembre de 2016.

Sobre la consulta que no se llevó a cabo, Manuel Saravia ha explicado que tenían que haberla realizado antes de finales de septiembre de 2016, pero en un determinado momento del verano se dio cuenta de que “era imposible”, ya que tanto los grupos de la oposición como “las asociaciones vecinales” reclamaron numerosos aspectos, como que la consulta fuera “vinculante”. Martínez Bermejo ha reprochado al edil de Urbanismo que quiera “poner en tela de juicio” la labor de los representantes de los vecinos.

En otros aspectos, a preguntas de la portavoz de Sí Se Puede, Charo Chávez, sobre si el nuevo convenio de la SVAV para la integración en superficie obedece en mayor medida a los intereses de Adif, Saravia no ha querido refrendar la opinión y ha incidido en que la solución de permeabilización de las vías es una decisión de “buen gobierno” y será positiva para la ciudad, pues supondrá una mejora urbana y social, mantendrá la estación en el centro y sacará los trenes de mercancías fuera del núcleo urbano.

No obstante, el portavoz del PP ha mostrado su preocupación por el hecho de que el Ayuntamiento deberá asumir los sobrecostes que se produzcan en las obras de “túneles y pasarelas”, a lo que Saravia ha respondido que Adif también tiene que hacer lo propio en los talleres de Renfe y la variante.

LA COMISIÓN ES “MUCHO MÁS QUE LAS COMFORT LETTER”

En cuanto a la ausencia de Óscar Puente, tanto los concejales del PP como la de Ciudadanos han manifestado sus críticas y lamentado la ausencia. De hecho, el ‘popular’ Carlos Fernández lo ha definido como una “falta de respeto” a la Comisión y al Ayuntamiento. Igualmente, han reprochado que no se haya citado ya para este jueves al concejal de Hacienda, Antonio Gato.

Mientras tanto, la representante de VTLP en la Comisión, María Sánchez, ha reflexionado que, al igual que señalaron cuando se conoció la negativa de León de la Riva a comparecer, los asuntos que se abordan en estas reuniones “no se reducen a la Comfort Letter”.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: