Un joven de 19 años salva la vida a un conductor que había sufrido un infarto en Madrid

EFE

  • El conductor perdió el control de su coche, invadió la acera e impactó contra una valla.
  • Gracias al chico, “en menos de cinco minutos, se pudo sacar al conductor de la parada” y trasladarlo al hospital.

Manu, un joven de 19 años ha contribuido este domingo en Madrid a salvarle la vida a un conductor de 47 años que estaba sufriendo un infarto y había invadido la acera. Este inició las maniobras de reanimación cardiopulmonar sobre el accidentado, tal y como le transmitían telefónicamente los técnicos de Samur-Protección Civil hasta la llegada de una ambulancia.

Según ha informado una portavoz de Emergencias Madrid, el chico tiene formación en primeros auxilios y su acción “es un ejemplo de la importancia de la cadena de la vida” ya que al iniciar las maniobras de reanimación ha permitido salvar la vida a una persona.

Poco antes de las 12.00 horas, el conductor, que viajaba con su pareja de copiloto, perdió el control de su coche en el céntrico paseo de Santa María de la Cabeza e impactó contra la valla lateral derecha, invadiendo la acera por donde, en ese momento, caminaba una familia, que pudo apartarse a tiempo, sin consecuencias graves.

Desde una parada de autobús cercana, acudieron tres personas a ayudar, entre ellos el joven que “inició maniobras de reanimación cardiopulmonar al conductor, siguiendo telefónicamente las instrucciones de los técnicos del Samur” hasta que llegó la primera ambulancia y continuó con las maniobras.

“Con la primera descarga, en menos de cinco minutos, se pudo sacar al conductor de la parada” y, tras estabilizarlo, fue trasladado al Hospital 12 de Octubre donde ingresó en estado grave. Un niño de 9 años y su madre, que caminaban por la acera y cayeron al suelo cuando el coche la invadió, fueron atendidos de contusiones leves y dados de alta en el lugar, ha añadido la portavoz.

También acudieron los bomberos del Ayuntamiento de Madrid y la Policía Municipal a regular el tráfico y asegurar los diez metros de valla que separan el paseo de la calzada, que el coche había arrastrado.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: