Unas 300 personas protestan en Soutomaior (Pontevedra) contra el trasvase del Verdugo y alertan de su impacto

EUROPA PRESS

  • PONTEVEDRA, 6 (EUROPA PRESS)

Unas 300 personas han acudido este miércoles en Soutomaior (Pontevedra) a una manifestación contra el trasvase de agua del río Verdugo proyectado por la Xunta para garantizar el abastecimiento de ayuntamientos del área metropolitana de Vigo y han alertado del impacto ecológico y sobre los bancos marisqueros del fondo de la ría, de los que “viven directamente más de 200 familias”.

Convocada por el grupo municipal del BNG en esta localidad, su portavoz, Manuel Lourenzo, ha asegurado que existen “alternativas” y ha rechazado que “algo tan lesivo” se utilice “para solucionar otras disputas e intereses políticos por parte del PSOE en el Ayuntamiento de Vigo y del PP en la Xunta”.

“Los bancos marisqueros y el río Verdugo no son moneda de cambio para nadie y con nuestra ría no se negocia”, ha proclamado Lourenzo, al término de la movilización, que partió del puente medieval de Comboa y finalizó en el área recreativa de Veiguiña Longa, en las proximidades de la estación depuradora de Soutomaior, criticada por el impacto en ese núcleo de población y los malos olores que provoca.

Representantes del BNG portaron una pancarta con los lemas “Trasvase no” y “Salvemos el río, salvemos los bancos marisqueros”. Entre los nacionalistas han participado los concejales del gobierno local de Pontevedra Anabel Gulías, Anxos Riveiro, Raimundo González, Cesáreo Mosquera -este último, vicepresidente de la Diputación Provincial- y el portavoz del BNG en Redondela, Anxo Lusquiños.

También se han sumado a la protesta trabajadores del sector pesquero y marisquero de Soutomaior, el alcalde de Pontecaldelas, el socialista Andrés Díaz, e integrantes del colectivo A rente do chan, tras una pancarta con el lema “Cuidar el monte, ríos con agua”. Durante la marcha se han coreado frases como “Cos nosos petos non se regan dinosetos” (Con nuestros bolsillos no se riegan dinosetos) o “Vamos a trasvasar al Partido Popular”.

EUROPA

Manuel Lourenzo ha anunciado que el BNG va a presentar una denuncia por delito ambiental y que la eurodiputada Ana Miranda trasladará este conflicto al Parlamento Europeo ante un posible “incumplimiento de la normativa europea de aguas”, en tanto esta institución tiene una “especial sensibilidad contra este tipo de atentados ecológicos”, ha añadido.

Tras reunirse con la conselleira do Mar, Rosa Quintana, y el director de Augas de Galicia, Roberto Rodríguez, ha acusado a ambos de que “lo único que dijeron es cómo matar este río” con una obra que “acabaría en marzo o abril, cuando la urgencia de la sequía es un problema a 25 días”. Ante la ausencia de un informe de impacto ambiental, el portavoz del BNG en Soutomaior ha advertido de que “se está empleando el trámite de urgencia como excusa”.

Manuel Lourenzo ha denunciado que para “robar” y “expoliar” el agua “sale dinero de debajo de las piedras”, en alusión a los 5,6 millones de euros en que está valorada una obra que “pretende bombear 350 litros por segundo” de los 800 litros por segundo del nivel actual. “Están dispuestos a acabar con la mitad del caudal del Verdugo, pero tendrá que ser por encima de nosotros”, ha advertido. “El Verdugo y los bancos marisqueros no se tocan”, ha reiterado.

Además, Lourenzo ha censurado la “irresponsabilidad en la gestión del agua” tanto por parte del PP como del alcalde de Vigo, Abel Caballero, que “hasta hace dos días utilizaba agua potable para regar dinosetos”. Así, ha reclamado la revisión del estado de las canalizaciones, al argumentar que el embalse de Eiras “pierde un 30 por ciento”.

ENCE

Además, el portavoz del BNG en Soutomaior ha destacado que Ence “consume más agua que todo Pontevedra y Vigo juntos”, por lo que también ha demandado que la empresa pastera se marche “fuera de la ría”.

Frente a lo que ha tildado de “despropósito” y “barbaridad ecológica”, tanto por su impacto en el ecosistema fluvial como en los bancos marisqueros del fondo de la ría de Vigo, Lourenzo ha reprochado la ausencia del alcalde de Soutomaior, Agustín Reguera, del PP, en la manifestación y le ha ofrecido la “mano tendida para que se sume con contundencia y sin tibiezas”.

“No se puede ir de oyente a una reunión donde nos jugamos tanto”, le ha recriminado, por el papel del regidor local en el encuentro con Quintana y Rodríguez.

PONTECALDELAS

Por su parte, el alcalde de Pontecaldelas ha cuestionado que la obra proyectada por la Xunta “sea para beneficiar a Abel Caballero, sino porque hay cinco ayuntamientos del PP implicados que beben de este embalse”.

No obstante, Andrés Díaz se ha mostrado dispuesto a actuar “contra quien sea” que “atente contra Pontecaldelas”, incluído su homólogo de Vigo y compañero de partido, hasta le punto de emplear “todas las acciones jurídicas al alcance” para evitar el trasvase, porque “el perjuicio es notable a nivel turístico y de abastecimiento”.

Además de organizar una nueva movilización ante la delegación territorial de la Xunta en Pontevedra, Díaz no descarta sumarse a una denuncia conjunta impulsada desde otras instancias, argumentando la necesidad de que los opositores al trasvase permanezcan “unidos” contra lo que ha calificado como “un atentado ecológico”.

También ha avisado de que el ayuntamiento está preparando un estudio de impacto ambiental que se incluiría en el marco de las posibles alegaciones al proyecto si el Ejecutivo autonómico presenta el suyo, además de recurrir a la petición de medidas cautelares en caso de que las máquinas llegasen a actuar.

Cada día “más indignado” contra esta actuación porque el PP “no ha venido a hablar con Pontecaldelas” pese a que la obra afectaría a las poblaciones de Ínsua, Silvoso y A Roca, en este municipio, Andrés Díaz ha reprobado que el alcalde de Soutomaior “no se atreve a ponerse enfrente de su partido”, justificando así su ausencia en la manifestación.

MONTES

Por su parte, el concejal en el Ayuntamiento de Pontevedra y vicepresidente de la Diputación ha comparado esta problemática con la situación de los montes, al argumentar que no vale “acordarse de Santa Bárbara cuando truena” y cometer un “atropello a un río sin ningún estudio previo”, por lo que ha calificado de “delirante” la gestión de Augas de Galicia y algunas localidades.

Por el contrario, “Pontevedra es el ayuntamiento del Estado con menos fugas” en su sistema de abastecimiento”, ha asegurado César Mosquera, en alusión a los “millones” de euros invertidos en “empermeabilizar el embalse de O Pontillón y que las tuberías no pierdan agua”, por lo que “igual hay que empezar por ahí”.

La “esperanza” de Mosquera sería “que empiece a llover cuanto antes, se olviden del trasvase y empiecen a abordar de forma seria” esta cuestión, en vez de aplicar “soluciones de bombero torero”, ha recriminado.

El BNG de Redondela ha apelado al establecimiento de “restricciones” en el consumo a las empresas viguesas, al acusar a Abel Caballero de, “con la complicidad de la Xunta, querer resolver un problema creando otro más grave”.

Además de referirse a la ría de Vigo como “la más contaminada de Galicia”, Anxo Lusquiños ha avisado de que el trasvase será “letal” para los sectores productivos de la ensenada de San Simón, puesto que “reducir la aportación de agua dulce va a hacer inviable” la pesca y el marisqueo.

La polémica por el trasvase del Verdugo ha llevado a que los integrantes de la Plataforma en Defensa del Río Verdugo se reúnan la próxima semana para reactivar esta organización que ya en 2003 se posicionó contra la construcción de 12 minicentrales entre los ríos Verdugo y Oitavén, de las que solo llegaron a instalarse dos. El portavoz de esta entidad, Fernando Malvar, ha atribuido esta situación al “sistema económico que necesita depredar el medio ambiente constantemente”.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: