Viento y orografía complican la intervención en Ávila, donde trabajan UME y medios de Madrid y Extremadura

EUROPA PRESS

  • El viento, la altitud y las fuertes pendientes del terreno complican las labores de extinción del incendio registrado en Sotillo de la Adrada (Ávila), en nivel 1 de peligrosidad, donde intervienen la UME, así como una veintena de medios aéreos, algunos de ellos procedentes de las comunidades de Madrid y Extremadura, según informa la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta en el último informe remitido a las 11.54 horas a Europa Press.

De hecho, este domingo se ha prohibido el uso de embarcaciones y el baño se ha limitado a las orillas en el madrileño pantano de San Juan, debido a que los hidroaviones que trabajan en el incendio cargarán allí agua. El baño se limita a las orillas, según ha indicado el 1-1-2 de la Comunidad de Madrid.

Enriscados en el perímetro del incendio se encuentran trabajando las Brigadas de Refuerzo de Extinción de Incendios (BRIF), que consolidan el flanco con apoyo de descargas de los medios aéreos, aunque la fuerte pendiente y la agreste orografía dificultan aún más las tareas.

Las BRIF han acusado, a través de su perfil de Twitter, la orografía de la zona, un «trabajo duro» que «requiere de una buena forma física y mucho esfuerzo» a la hora de realizar las tareas de extinción en todo tipo de terrenos para llegar a las zonas «más inaccesibles».

Las llamas mantienen trabajando en el municipio para intentar sofocar las llamas a un dispositivo formado por una unidad de la UME cuatro técnicos, siete agentes medioambientales, una veintena de medios aéreos entre helicópteros y aviones, diez autobombas, nueve cuadrillas de tierra y el puesto de mando avanzado de Castilla y León.

El incendio se originó a las 15.39 horas de este pasado sábado por causas que aún se están estudiando y al operativo se ha unido un centenar de vecinos. Hasta el momento, las llamas, que han afectado a la reserva natural del Valle de Iruelas, podrían haber arrasado ya cerca de 270 hectáreas.

La provincia abulense había registrado otros dos focos, uno de ellos en el municipio de Las Cruceras, ya controlado, y otros en Ojos-Albos, que se encuentra extinguido. Lo mismo ha ocurrido con el resto de incendios registrados en las provincias de Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria y Zamora, todos ellos extinguidos o controlados.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: