Cáncer de cérvix: 5 razones para vacunar a tus hijos contra el virus del papiloma

EFE

  • El cáncer de cuello de útero registra unos 2.500 casos al año en España: la gran mayoría se podrían prevenir.
  • El virus del papiloma humano está detrás del 10% de los cánceres de la mujer.

Cinco son las razones que argumenta la Asociación Española de Pediatría (AEP) para vacunar a las niñas, pero también a los niños, contra el virus del papiloma humano (VPH), causante del 99% de los cánceres de cérvix en mujeres y de algunos que afectan a los hombres, como el de pene y orofaríngeo.

El cáncer de cérvix o cuello de útero, que este lunes celebra su Día Mundial, registra unos 2.500 casos al año en España y, en el caso de los provocados por el VPH, la gran mayoría, se podrían prevenir con controles médicos y hábitos de vida saludables que potencien el sistema inmunológico, evitando fumar y el sobrepeso.

El doctor Francisco Álvarez, secretario del Comité de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP), asegura que se trata de la vacuna “que más preguntas suscita en las consultas de pediatría de los centros de salud”.

Para aquellos padres que todavía tengan dudas sobre si vacunar o no a sus hijas e hijos, estas son las razones que esgrime el doctor:

1) El VPH no solo causa cáncer de cuello de útero, también de vagina, vulva y ano en las mujeres. Aparece en la edad adulta, a partir de los 35 años.

2) Tanto mujeres como hombres son transmisores del virus. A los hombres les puede causar cáncer orofaríngeo, anal y de pene.

3) Seguridad: “Es una de las vacunas más seguras. Ya la Organización Mundial de la Salud en un informe reciente descartó que tuviera relación con algunas de las enfermedades o efectos secundarios con las que se las ha relacionado”.

4) Efectividad una década después de su implantación: “Los datos obtenidos en diversos estudios científicos arrojan ya datos de efectividad tanto en verrugas, como en lesiones pre-malignas y un estudio realizado en Finlandia con un pequeño grupo de mujeres refleja que previene al cien por cien el cáncer de cérvix”, señala el pediatra.

5) Previene las verrugas genitales en ambos sexos.

La vacunación forma parte de la prevención primaria, seguida por la citología cervical y el test de VPH, una prueba específica para valorar la presencia de este virus en las células del cuello del útero en la mujer, mientras que en el hombre no existe ningún método de cribado para prevenir el cáncer.

La vacuna para niñas (los niños no están incluidos) está financiada por el Sistema Nacional de Salud desde hace una década y el grado medio de cobertura es de un 77,8 en todo el territorio nacional, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, de 2016.

La Asociación Española de Pediatría recomienda esta vacuna para los varones, aunque no la incluya el calendario vacunal, y anima a los pediatras de atención primaria a facilitar por escrito a los padres una información sobre las ventajas de vacunar a los niños (comprando la vacuna) antes de abandonar la adolescencia.

Tanto en niños como en niñas se aconseja vacunar antes de haber tenido la primera experiencia sexual y, por tanto, un posible contacto con el virus.

Existen tres vacunas disponibles para ambos sexos indicadas a partir de los 9 años. Se trata de la bivalente, que protege contra dos de los más de cien genotipos del VPH; la tetravalente (que amplía a dos genotipos más) y la nonavalente (que incrementa hasta nueve los genotipos).

La vacuna nonavalente disminuirá la incidencia del cáncer de cérvix hasta un 73% frente al 63% de las vacunas bivalente y tetravalente, señala la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) en un comunicado.

Los diferentes sistemas sanitarios de las comunidades autónomas utilizan la bivalente o la tetravalente y, desde el año pasado, está disponible la nonavalente, aunque solo Cataluña la ha incorporado ya, explica el representante de la Asociación Española de Pediatría.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: