Juan Antonio Pareja: “El que critica la siesta demuestra que no conoce la fisiología humana”

ELENA HAZA

  • El doctor José Antonio Pareja es Responsable de la Unidad del Sueño del Hospital Universitario Quirónsalud.
  • “Dormir la siesta cuando no hemos descansado suficiente por la noche es igual que tomar un pincho de tortilla cuando no hemos desayunado bastante”, afirma el experto.

Son las tres de la tarde, acabamos de comer y nuestros ojos comienzan a cerrarse. Nos invade un intenso sopor y solo pensamos en descansar. Las persianas están bajadas, nos tapamos con una manta y colocamos una almohada bajo la cabeza. Todo está listo, ha llegado el momento de la siesta.

A pesar de que esta práctica está irremediablemente asociada a la cultura española, no entiende de fronteras. El diario francés Le Monde publicó una ‘Guía de la de la siesta del Tour de Francia 2017: cómo no perderte ningún momento importante’ y multitud de organismos internacionales, como la NASA, han hablado sus beneficios.

El sueño es fundamental para nuestro bienestar y no debemos olvidar su importancia. Hay estudios que reflejan que la siesta puede favorecer la recuperación cardiovascular o mejorar la capacidad de aprendizaje.

Dormir las horas necesarias resulta fundamental para nuestro organismo. Así, no descansar lo suficiente provoca un deterioro de la salud, aumentando el riesgo de sufrir hipertensión arterial, enfermedades neurológicas, inmunológicas o accidentes cerebrovasculares.

Por eso, hay empresas que han visto en la siesta una forma de paliar la falta de sueño de sus empleados. Defienden que mejora el rendimiento, la productividad y creatividad, por lo que han habilitado espacios específicos para que sus empleados puedan descansar, ejemplo de ello es el motor de búsqueda Google.

No obstante, entre un 20 y un 48% de la población adulta sufre en algún momento de su vida dificultad para iniciar o mantener el sueño, según detalló la Sociedad Española de Neurología (SEN). Algo que, si sucede, conviene que consultemos con nuestro médico.

Buscar el equilibrio

“Es importante dormir las horas que necesitemos. La falta de sueño puede compensarse si dormimos más al día siguiente o si conciliamos una siesta”, explica Juan Antonio Pareja, Responsable de la Unidad del Sueño del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid.

El neurólogo cuenta que ese reposo debe entendenderse como un equilibrio del sueño“Dormir la siesta cuando no hemos descansado suficiente por la noche es igual que tomar un pincho de tortilla cuando no hemos desayunado bastante. Es una tendencia natural del ser humano”, dice Pareja.

A pesar de que suele entenderse como una costumbre, Pareja nos hace ver que dormir la siesta es una tendencia natural de nuestro ciclo vital“Los dos periodos naturales de propensión al sueño de los seres humanos se producen, uno por la noche y otro después de comer, coincidiendo con el momento de la siesta”, afirma el doctor.

Aunque los españoles han dormido tradicionalmente en dos fases, la situación ha cambiado. “Los horarios impuestos por la actividad industrial y laboral no permiten realizar la siesta”, dice Pareja. Por ello, el experto afirma que si nuestro horario de trabajo no lo permite, debemos adaptarnos y dormir suficiente por la noche. Insiste en que esto no tendrá consecuencias negativas, ya que dormir la siesta no es imprescindible, si hemos dormido adecuadamente por la noche no será necesario.

En cualquier caso, es indudable que una siesta de una duración adecuada, puede ayudarnos a mejorar la situación de nuestro sueño al final del día. “La siesta no es de pueblos vagos o somnolientes, el que la critica demuestra que desconoce la fisiología humana”, concluye Pareja.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: