Los alimentos más nutritivos son los que más se desperdician en el mundo, especialmente en países pobres

EFE

  • En los países de altos ingresos se tira a la basura entre el 15 y el 30% de lo que se compra.
  • Unos 3.000 millones de personas tienen dietas pobres o inadecuadas en el mundo.

Los alimentos más nutritivos como las frutas y verduras son los que más se desperdician en el mundo, especialmente en países pobres, según un estudio presentado en Roma por un grupo de expertos internacionales. Más del 70% de la producción de frutas y verduras se desaprovecha en los países en desarrollo debido sobre todo a su mal procesamiento, envasado y transporte.

Srinath Reddy, miembro del Panel global sobre agricultura y sistemas de nutrición, explicó que hasta el 40% de las frutas y verduras de Etiopía se pierden tras la cosecha y siete de cada diez tomates en Ghana son destruidos por animales callejeros ante la falta de protección. En otros casos el problema se centra en los desperdicios de esos alimentos en la etapa del consumo: en los países de altos ingresos se tira a la basura entre el 15 y el 30% de lo que se compra.

El estudio resalta que el 20% de los 263 millones de toneladas de carne que se producen anualmente se pierden o desperdician, lo que equivale a deshacerse de 75 millones de vacas, mientras que el porcentaje asciende a más del 30% de la producción de pescado.

En los países pobres, las pérdidas cárnicas se deben a la alta mortalidad animal, especificó Reddy, presidente de la Fundación india de Salud Pública, que recordó que cada año las pérdidas y los desperdicios de alimentos suman 1.300 millones de toneladas a nivel global y un coste de 940 millones de dólares (818 millones de euros).

Unos 3.000 millones de personas tienen dietas pobres o inadecuadas en el mundo, según el informe, que recoge casos como el de Camerún, donde se calcula que el 83% de los niños podrían tomar a diario la dosis recomendada de vitamina C si se evitaran las pérdidas de alimentos.

Cambiar los hábitos de consumo por otros más sostenibles y mejorar la eficiencia de los sistemas productivos, innovando en las etapas posteriores a la cosecha, ayudaría a reducir lo que se pierde o desperdicia, así como los recursos que se utilizan, apuntaron los expertos.

“Las deficiencias de micronutrientes (como vitaminas o minerales) pueden disminuir a la mitad si los desperdicios y las pérdidas caen un 50%”, aseguró el profesor y asesor del grupo Patrick Webb, que llamó a modificar la producción de alimentos, cosechando menos cereales y más frutas y verduras, para que se corresponda con las necesidades de una dieta saludable.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: