Seis ideas para ponerle remedio a este y otros ‘Blue Monday’ (el día más triste del año) de tu vida

CLAUDIA RIZZO

  • Comer chocolate negro, ir de compras, practicar yoga, hacer algo divertido… sí, los lunes tristes tienen remedio.
  • , en ocasiones, se convierte en una especie de ‘vacaciones mentales’ en las que (a veces) finaliza la sesión de navegación sin que se haya comprado nada. Cuando las personas nos enfrentamos a una decisión difícil o una tarea complicada, los descansos cortos como estos pueden mejorar el rendimiento y la toma de decisiones. Los estudios demuestran que nuestra mente, de manera inconsciente, sigue solucionando problemas mientras realizamos una actividad diferente que no implique una gran concentración.

    Elimina estrés

    Estudios de la Universidad de Wisconsin afirman que la meditación y el yoga aumentan la actividad de la corteza prefrontal derecha, asociada a estados de ánimo positivos. Es decir, que si practicamos yoga con regularidad, se produce un aumento de la dopamina y la oxitocina, responsables del estado de relajación, felicidad y de gestionar mejor cualquier situación estresante. En una clase de Bikram, variante del yoga tradicional que se practica en una sala a 42 grados, “se liberan endorfinas: culpables de ese efecto ‘buen rollo’ que produce el deporte, el sexo o la música… y la mente se resetea”, explica Jonathan Martín, director del centro Bikram Yoga Spain.

    Planea un viaje

    No todos tenemos el tiempo o el dinero (hola, cuesta de enero) para embarcarnos ahora mismo en unas vacaciones. Lo que sí tenemos es imaginación. Planear unas vacaciones para el verano no solo te dará una escapada imaginativa para pasar esas largas horas de oficina… sino también te dará algo concreto que esperar, haciendo que esas horas (semanas y meses) parezcan más útiles. Recuerda que del 17 al 21 de enero en Ifema (Madrid) se celebra Fitur donde podrás ponerte al día de las últimas propuestas, destinos y novedades en el turismo mundial.

    Haz algo divertido

    Aprovecha para patinar sobre hielo, visitar una exposición, ir a un espectáculo que tengas pendiente, escucha música… ¿has visto ya Loving Vincent? Se trata de una de las películas que más curiosidad y expectación ha despertado en los últimos años porque está hecha al óleo. Pintura en movimiento o cine con textura de pintura que ha requerido más de 65.000 fotogramas animados, rodados en un principio con actores y pintados uno a uno a mano por artistas de todo el mundo. Todo ello con un objetivo: dar vida a los cuadros de Van Gogh y recorrer parte de su trágica y misteriosa vida a través de las cartas que escribía con frecuencia a su hermano Theo.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: