Análisis de Déraciné, una experiencia espiritual sin mucha alma

Hablábamos no hace muchos días de las obras más incomprendidas de From Software, un estudio que hoy es mundialmente conocido por la saga Dark Souls y que no siempre las tuvo todas consigo al sacar algún RPG mediocre.

Con Déraciné, el maestro Hidetaka Miyazaki, al que le debemos los Souls y que también ha dirigido Bloodborne, cambia totalmente de planteamiento y nos pone ante una aventura gráfica atípica, tanto por su protagonista (un espíritu) como por el entorno (en Realidad Virtual), pero el resultado no brilla como se esperaba.

En Vida Extra

Hay vida más allá de Dark Souls: estas son las obras más incomprendidas de From Software

El primer juego en VR de From Software

Creo que parte de la culpa de que no destaque tanto como otros productos del estudio nipón se debe a que estamos ante su primer trabajo en Realidad Virtual, porque ni impacta en lo visual (huele a pasada generación que tira para atrás) ni su control es el más acertado (por limitar los movimientos una barbaridad).

Antes de nada hay que decir que es obligatorio el uso de dos PlayStation Move con Déraciné. No, no se juega con DualShock, y esto tiene una explicación bien sencilla: cada Move actúa como mano independiente del hada protagonista, y cada mano tiene una función especial en el control, además.

Si bien somos un espectro, con cada Move sí que podremos coger ciertos objetos en busca de información o incluso guardarlos para su posterior uso, viendo cómo llegan a reaccionar (de forma amistosa, por cierto) los alumnos del internado en el que se sitúa la historia. Pero lo llamativo del asunto es que el tiempo está congelado, lo que dará pie a que podamos curiosear más cerca si cabe de cada sujeto en busca de pistas y, tras ello, escuchar sus pensamientos.

Estructurado en pocos capítulos, Déraciné juega bien la baza del entorno, aunque no la aprovecha del todo al limitar en exceso cómo nos desplazamos: será en “saltos”, en puntos muy concretos. Nuestra vista nos dirá hacia dónde podemos ir y teletransportarnos al instante. Y en este sentido, hay pocos rincones (como cajones y demás) donde mirar detenidamente en busca de objetos o información relevante. Le habría sentado mucho mejor una libertad total de movimientos.

Tampoco es que funcione a la perfección con estas limitaciones en espacios reducidos, porque la calibración de los Move en este título deja que desear cuando entran en juego las alturas, y eso que tenemos un botón para agacharnos.

En Vida Extra

21 momentazos de Dark Souls que nos siguen poniendo la piel de gallina

Déraciné es una experiencia más propia del cine

Estas limitaciones hacen que seamos más espectadores de lo que nos gustaría. Su desarrollo es muy lineal, no hay acción como tal (a excepción de interactuar con los objetos y las personas), y no hay decisiones morales relevantes.

Nuestro cometido en el internado es cambiarle la vida a estos niños, para bien, llegando a modificar cosas de su pasado mientras entablamos un vínculo con cada uno de ellos. Es bastante sutil, en este sentido, como una sonrisa de una niña tras pulsar un timbre para que sepa que estamos a su lado, mientras que en otras no pasa nada. Choca un poco que el gato del internado nos bloquee completamente el paso a otras salas y el perro no se huela nada sobre nuestra presencia pese a que note cuándo lo estamos acariciando. Ni se inmuta.

Son detalles que desdibujan un poco el conjunto, porque su entorno podría dar más juego del que da en realidad, igual que las habilidades especiales del hada que manejamos: absorber vida de un elemento (como la fruta del inicio) o la posibilidad de viajar al pasado. Pero todo esto de manera muy puntual.

A esto hay que sumarle que no todos los objetos en Déraciné podrán ser recogidos, tan solo los que tienen un destello azul, lo que provocará que nos podamos atascar tontamente en el último tramo de la historia por no poder hacer cosas más lógicas. Y eso que el juego nos dará de vez en cuando alguna pista.

Salvando las distancias, aquí también habrá monedas coleccionables, al estilo Resident Evil 7: Biohazard. Será un total de ocho, estando desperdigadas por el internado. A veces veremos documentos donde se nos da una idea vaga de dónde podrán estar, mientras que en otros casos habrá que intuirlo por la zona. Una forma de fomentar más la exploración ante un entorno muy reducido.

La opinión de VidaExtra

En definitiva, Déraciné no pasará a la historia para From Software, salvo por el hecho de ser su primer trabajo en Realidad Virtual. Tiene buenas intenciones, pero no consigue conectar con el jugador por culpa de sus múltiples limitaciones.

Déraciné
Plataformas
PS4 VR
Multijugador
No
Desarrollador
From Software / Japan Studio
Compañía
Sony Computer Entertainment
Lanzamiento
6 de noviembre de 2018
Precio
29,99 euros

Lo mejor
Ser un fantasma dentro de un internado
Ciertos destellos con el uso de algunos objetos
Viene doblado al castellano

Lo peor
La precisión del control en ciertas situaciones
Es demasiado limitado en cuanto a opciones
Gráficamente muy desfasado

También te recomendamos

Análisis de Dark Souls Remastered en Switch, un gran debut portátil para la saga Souls

Análisis de Dark Souls Remastered, superando (un poco) lo que parecía casi insuperable

Cinco curiosidades sobre la piel del bebé que nos encantará descubrir incluso antes de su nacimiento

– La noticia

Análisis de Déraciné, una experiencia espiritual sin mucha alma

fue publicada originalmente en

Vidaextra

por
Jarkendia

.

Powered by WPeMatico

A %d blogueros les gusta esto: